Teleféricos vaivenes

La reina de los teleféricos
Potente y fiable

 

Lo típico de los teleféricos por antonomasia es la manera de moverse. Los vehículos – habitualmente uno o dos – circulan en un servicio de vaivén. El cable de tracción los mueve entre las estaciones sobre uno o dos cables portantes. Los mecanismos de traslación de los vehículos que se desplazan sobre los cables portantes están conectados entre sí mediante el cable de tracción superior e inferior. En una de las estaciones, el cable pasa por el accionamiento, mientras que en la estación contraria se carga con un peso tensor para alcanzar la tensión básica requerida. En caso de deseos o requisitos particulares, Doppelmayr/Garaventa también ofrece construcciones especiales.

Con este sistema de teleféricos, valles, barrancos, ríos o glaciares pueden salvarse con facilidad. También se aplica cada vez más a menudo en el ámbito urbano. Trazados de hasta 3 km son posibles sin problemas. Una cabina puede estar diseñada para entre 6 y 200 personas, por lo que el teleférico alcanza una capacidad de transporte entre 500 y 2000 personas según la velocidad (hasta 12 m/s) y la longitud del recorrido.

 

El teleférico en resumen

  • Posibilidad de trazados de hasta 3 km
  • Capacidad de transporte de hasta 2000 personas por hora y sentido
  • Posibilidad de transporte combinado de personas y materiales
  • Utilizable en terreno escarpado

Media